Blogia
Mangas Verdes

Rushdie, con la libertad de expresión

Me han parecido muy interesantes y oportunas unas declaraciones de Salman Rushdie acerca de la libertad de expresión. El autor, condenado a muerte por el régimen de los ayatolás por su obra Versos Satánicos, habla claramente y sin tapujos sobre la oleada de censura que oprime al mundo, en todos los bandos, sobre todo después del 11-S. Rushdie está a favor de la libertad de expresión, aunque ésta vaya en contra suya, algo que no suele ser norma común, incluso entre aquellos que se jactan de defenderla a toda costa. Normalmente, los partidos y organizaciones utilizan esta bandera como arma arrojadiza contra sus enemigos, pero luego se comportan como auténticos censores intolerantes cuando cosechan alguna crítica, por nimia que sea, o cuando alguna publicación no se corresponde con su línea ideológica. Ahí tenemos los casos de Todas putas, Me cago en Dios o las múltiples persecuciones (y querellas, el nuevo arma del opresor) que se producen en el ámbito del periodismo. Conozco incluso un grupúsculo liderado por un sujeto al servicio de determinado partido político y de intereses económicos más o menos inconfesables que hacen de la defensa de la libertad de expresión su estandarte particular, pero que, amén de pervertirla en su práctica diaria (la extorsión no es libertad de nada), vela exclusivamente por la renta y los manejos de esas manos que mecen su cuna. Estoy con Rushdie, libertad de expresión siempre y sin cortapisas. Aunque vaya en contra de nuestros intereses. El público será quién decida qué valor le da a lo que se le propone.
Puedes leer el artículo en El Confidencial
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

mmeida -

A eso me refería precisamente cuando hablaba de los 'bien intencionados'. Quizá deba matizar que el insulto,la demagogia o el mal gusto no son en mi opinión obra de arte o ejercicio de libertad de expresión, sino su misma perversión. Pero no estaría entre los firmantes de prohibición alguna al respecto.

Gonzalo S -

La libertad de prensa debería tener solamente un limitante: la responsabilidad. Pero este principio parece que muchos se lo guardan entre el bolsillo, porque hacen de esta libertad un instrumento utilitarista para su propio interés. En efecto, para ellos la libertad de prensa es subjetiva y acomodadiza.

marina -

Los quemo a todos, absolutamente a todos y cada uno de ellos...una auténtica orgía pirómana. Pero lo haría con coreografía, música, y algo de plástica...para no herir sensibilidades.

mmeida -

No sé, también podrías hacer uso de tu libertad de expresión y decir lo que opinas. Aquí no te lo vamos a prohibir.

Marina -

Quieres que te conteste con un ...Amén o mejor lo dejamos en ... vale

mmeida -

Estimada Marina, la libertad de expresión es un derecho por el que se ha luchado a través de los siglos. Hasta que fue reconocido, sólo era potestad de los poderosos, que podían expresar (e imponer) sus ideas sin que nadie pudiera cuestionarlas. Como toda libertad, ésta también requiere un intenso ejercicio de responsabilidad. En cualquier caso, creo que estamos hablando de dos temas diferentes, uno es la libertad de expresión en el terreno del arte y otro, por ejemplo, en el del periodismo. La gente demasiado sectaria o ignorante suele atacar las obras de arte por presuntas ofensas. De esta manera, si yo me sintiera ofendido (ni Picasso lo quiera) con un cuadro de Dalí, por un poner, porque refleja un desnudo femenino debería pedir que lo quemasen, hacerlo yo mismo o aún peor agredir o matar al autor para que no vuelva a las andadas. Esto es, por ejemplo, a lo que se dedicaron Hitler, la Inquisición, Mao o los ayatolás. Si el parámetro es que nadie se sienta ofendido, lo llevamos claro, porque todos tenemos siempre algo por lo que ofendernos (o al menos así lo queremos creer).
(continúa...)

mmeida -

(sigue... por lo visto no permite los posts muy largo este programa).
En cuanto al periodismo,la cosa va en idéntico camino, sólo que al no ser ficción se roza siempre la barrera entre la libertad de expresión y la calumnia. ¿Debemos entonces meter en la cárcel a los periodistas o cerrar los periódicos? Creo que no, será el lector quien premie al periodista veraz y objetivo, y relegue al olvido al temerario. Esto, hablando siempre de autores (artistas o periodistas) bien intencionados. Luego están los otros, a sueldo de determinados intereses, pero ése es ya otro cantar.

Marina -

No he visto la obra, me queda lejos. Pero me pregunto si todo vale. La libertad de expresión es igual que la libertad a secas?,¿acaba donde empieza la de los demás?.
¿Y si la obra de teatro fuese racista? ¿Defenderían también la libertad de expresión?

nauta -

completamente de acuerdo, hay que desenmascarar ya a a esos que quieren someternos a sus manejos, como bien dices. El ejemplo de Rusdie debe de ser seguido por todos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres